Amazona amazonico o Guaro

La especie que hoy nos ocupa pertenece a la familia de las Psitácidas. Es un “lorito”, de dimensiones reducidas. Que se caracteriza por la coloración verde de su plumaje.

Pertenece al Genero Amazona y su nombre científico es Amazona amazonico. También es conocido como “Guaro”, Amazonas de alas naranjas, o lo que es lo mismo pero en ingles Orange-winged Parrot. Esta especie, es una de las más populares de este género, junto con el Amazona aestiva (son muy parecidos).

Es originario del América  del Sur, podemos encontrarlo en países como Colombia, Venezuela, las Guayana, Perú, Brasil, Ecuador,… etc.

Su hábitat natural son las selvas tropicales, sin ser muy exigente en cuanto altura se refiere, ya que lo podemos encontrar tanto al nivel del mar como en zonas selváticas situadas por enzima de los 700 metros de altitud, hasta un máximo de 800 metros.

DESCRIPCIÓN

Como ya hemos comentado, es un loro “pequeño”, su peso no sobrepasa los 370 gramos y su longitud es de unos 33 centímetros.

Sus dimensiones hacen que sea un “lorito” muy popular, que a pesar de requerir los mismos cuidados que cualquiera de sus “hermanos mayores”, el espacio que necesita para estar en perfectas condiciones es menor, lo cual nos facilita la tarea de buscarle una ubicación idónea dentro de nuestros hogares, que cada vez son más pequeños.

En esta especie, al igual que en la gran mayoría de las aves pertenecientes a esta familia, no existe un dimorfismo sexual marcado, lo cual hace imposible la determinación del sexo de nuestro amigo a simple vista. La mejor forma de saber a ciencia cierta a que sexo pertenece nuestro compañero, es visitando al veterinario especialista, el cual tomara muestras de ADN de nuestra ave (normalmente con coger una pluma es suficiente) para que en el laboratorio lo determinen.

Debido a su similitud con su “primo-hermano”, el Amazona aestiva, vamos a describirlo comparando a ambas especies,  para que no nos pueda quedar ningún atisbo de duda.

La coloración básica de ambas especies en el manto de su plumaje, es la misma, el verde brillante.

El Amazona aestiva, tiene unas dimensiones mayores que nuestro protagonista, y podríamos decir que es más esbelto.

Tanto el A. aestiva, como el A. amazonico, poseen plumas de color amarillo en la cabeza, pero con distinto patrón de distribución. Mientras que en el primero cubre toda la cara y parte de la garganta, en nuestra estrella de hoy, tan solo forma una corona en la frente.

El pico, como buenas psitácidas, es curvo y de gran fortaleza, lo que les permite romper con gran facilidad materiales de gran consistencia. Posee una coloración grisácea que se vuelve más clara en la punta.

El contorno de sus ojos esta desprovisto de plumas, dejando al descubierto una zona de piel blanquecina.

En sus alas, además de la coloración verde, destaca unas llamativas plumas de color naranja, mientras que en el A. aestiva, solo aparecen plumas de color rojo en la zona de los hombros.

Son aves juguetonas, con capacidad de hacer piruetas, muy divertidas, en algunas ocasiones son capaces de aprender algunas palabras, aunque no es una de sus mejores virtudes.

Suelen ser muy cariñosos y temperamentales, eso si eligen a quien quieren darle sus “mimos”, normalmente es con una persona de la casa con la que suelen llevarse mejor.

CUIDADOS BÁSICOS

En cuestión de la alimentación, les encanta la fruta de todo tipo; ha de variar el menú con frutas de temporada para que no se aburra. También suelen comer semillas de avena, maíz, cañamón, trigo,… y como no, algunas pipas, pero como ya sabéis no hemos de abusar de ellas. También les vuelven locos algunos frutos secos, como los cacahuetes y las nueces.

Al ser aves tropicales y proceder de zonas donde la humedad ambiental es muy elevada, si queremos que presuma de un plumaje excelente, es conveniente que se le pulverice diariamente con agua, para que las plumas no se rompan por estar poco hidratadas.

La jaula, ha de ofrecerle suficiente espacio como para que pueda, disfrutar haciendo ejercicio, y manteniéndose entretenido mientras hace equilibrios poniéndose boca abajo.

LA NIDADA

Estas aves, suelen realizar puestas que podríamos considerar como “numerosas”, llegan a tener hasta cinco polluelos y como mínimo, la nidada esta formada por dos. El periodo de incubación es de alrededor de veintiún días. Los recién llegados, pasan dos meses bajo la supervisión de sus abnegados padres para después abandonar el nido y valerse por sí solos.

Fuente: Mascoteros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*