¿Cuándo debo bañar a mi perro?

 Si te preguntas ¿cuándo debo bañar a mi perro? a continuación te brindaremos la información que debes tener en cuenta para resolver esa interrogante ya que los baños caninos no están sujetos a calendarios específicos.

¿Cuándo bañar a mi perro?

Contrario a lo que muchos han de suponer, no existe un calendario establecido, lo suficientemente rígido, para los baños caninos. Al respecto, los expertos coinciden en que el procedimiento puede llevarse a cabo tomando en cuenta las condiciones climáticas, además del estilo de vida, tamaño, raza y pelaje del animal, si te preguntas ¿cuándo debo bañar a mi perro? a continuación te brindaremos la información que debes tener en cuenta para resolver esa interrogante.

Por lo general, hay quienes optan por los baños cuando el can empieza a oler feo, pero, al igual que las personas, hay perros que expiden olor más fuerte y más frecuentemente que otros. Así que podemos encontrar casos de perros que debido al olor requieren de higiene semanal o mensual y otros que llegan a pasar hasta un año sin sentir el agua sin que ello le conlleve a olores desagradables.

¿Pero cómo saber cuándo bañar a mi perro?

Toma en cuenta el tipo de pelo

Al bañar a un perro se debe tener en cuenta el tipo de pelaje
Al bañar a un perro se debe tener en cuenta el tipo de pelaje

Recomiendan que los perros con poco pelo deben ser bañados una vez cada seis u ocho semanas. Por su corto de pelaje, es menos propenso a que se ensucie o que adquiere el particular olor canino.

Si su pelo es abundante a medias, trata de darle un baño cada cuatro o seis semanas. Sin embargo, puedes  aplicar higiene una vez cada cuatro semanas si el pelo es largo en exceso.

Checa el clima y el ambiente

Si el clima es bajo, trata únicamente de enjuagar siempre que sea necesario. Si optas por ello, seca rápidamente, pues así reduces considerablemente riesgos de resfriado. Igual pasa si te encuentras en un lugar donde esté nevando.

Puedes bañar cuando el can esté lleno de arena o expuesto al agua de mar, en estos casos evita el champú. Si el calor impera, entonces aplica un buen baño, solo para refrescar a nuestro peludo y querido amigo, quien seguramente te lo sabrá agradecer.

Perro demasiado sucio

Smooth Collie

Existen casos en los que es fundamental un buen baño, sobre todo, cuando nuestro mejor amigo de cuatro patas decide, por ejemplo, ensuciarse con lodo. Tampoco debes dudar limpiarlo con abundante agua cuando se ha expuesto a la basura o a animales descompuestos, ya sabes son muy curiosos y les gusta explorar y jugar, sin importar dónde se estén metiendo.

El olor da muchas señales

Un perro con mal olor requiere con urgencia un baño. Mientras más peludos más fácil y más rápido contraen el llamado “olor a perro”.

Es importante usar champú especial para lograr la higiene. Consulta a un veterinario para que indique cuál producto es el mejor para tu mascota.

Sugerencias

Los baños caninos son indispensables, pero debes tomar en cuenta no abusar de ellos, pues corres el riesgo de quitar la “capa protectora” que llevan en su piel, darle brillo y mucha sedosidad; además un buen baño reduce la probabilidad de que tu canino contraiga alguna enfermedad en su piel como la sarna.

Cada vez que es bañado, esta capa protectora se restaura luego de 12 horas, pero este procedimiento de forma seguida puede originar resequedad en su piel, cambios bruscos del pH y alteraciones, precisamente, en la capa grasa protectora.

El baño canino no está sujeto a calendario especifico
El baño canino no está sujeto a calendario especifico

También hay que tomar en consideración los “baños de índole terapéuticos”, que se dan cuando el can presenta enfermedades como seborrea, infección o micosis. Esto quiere decir que los baños deben ser frecuentes, pero utilizando productos especiales como champús con sulfuro de selenio, clorhexidina, alquitrán y peróxido de benzoílo, de acuerdo con lo recetado por el veterinario. Estos resultan ser mucho más potentes que los productos tradicionales, pues están diseñados para atacar la enfermedad que haya detectado el médico veterinario.

En conclusión, el momento para bañar a mi perro no está sujetos a calendarios, se hace cuando el perro está sucio, tiene mal olor o por los efectos del calor, para lo que necesariamente requiere un refrescamiento.

Por Ramiro Libreros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*