Cómo evitar que tu perro ladre, llore o destroce cosas cuando se queda solo

 

La clave para superar la ansiedad por separación está en reajustar la relación con él.
 
Cómo evitar que tu perro ladre, llore o destroce cosas cuando se queda solo
Ricardo Matute, educador canino de Matucan, trabajando con un galgo (isracasas)

Maya es una perra adoptada tras ser abandonada y pasar por un refugio; Lula es una perrita que vive con la hija de su dueño, que falleció cuando ella tenía diez años. ¿Qué tienen en común? Que pese a tener un hogar, cariño y todas sus necesidades cubiertas, no eran capaces de quedarse solas en casa tranquilas y no paraban de ladrar, destrozar cosas, etcétera. Sufrían ansiedad por separación.

Los perros son animales gregarios, por lo que no es de extrañar que les cueste acostumbrarse a permanecer solos. Sin embargo, una cosa es que con nosotros y otros animales se encuentren más felices y estimulados, y otra que no puedan estar solos varias horas sin ladrar, llorar o destrozar cosas. Si es lo que le ocurre a tu perro o gato, es normal preguntarte si se trata de una etapa o si lo que sufre es algo más grave: ansiedad por separación.

La ansiedad por separación también se da en gatos

Maya, de la protectora Nueva Vida Adopciones, fue adoptada y superó la ansiedad por separación
Maya, de la protectora Nueva Vida Adopciones, fue adoptada y superó la ansiedad por separación.

Y es que, a veces se habla de ansiedad por separación y lo que realmente provoca destrozos y ladridos continuos es un miedo insuperableuna forma de jugar inadecuada, estímulos exteriores como ruidos, etcétera.

Aunque no hay estudios concluyentes sobre las razones exactas por las que los perros desarrollan ansiedad por separación, las que parecen más probables son la pérdida de una persona o personas importantes en su vida, ser abandonados, los cambios repentinos de horarios, demasiadas horas en soledad y los cambios de residencia.

Claves para la ansiedad por separación

Según Ricardo Matute, responsable de Matucan, empresa dedicada a la formació́n de perros y sus dueños, para distinguir si se trata, por ejemplo, de un problema de hiperapego o de ansiedad por separación, una buena medida es dejar un dispositivo de grabación de imágenes al irnos de casa. Así, podremos analizar después el comportamiento del perro al quedarse solo. “Este tipo de desajustes emocionales se suelen relacionar con animales que, estando nosotros en casa, nos siguen siempre por todas las dependencias siendo incapaces de quedarse quietos cuando nos movemos. También presentan síntomas compulsivos de excesivo estrés tales como lamidossacudidas o rascado continuados”.

Por su parte, Annalisa Tantini, educadora canina, terapeuta animal y psicóloga, explica que la definición de ansiedad por separación se usa de forma generalizada para definir un amplio espectro de traumas y conflictos: “Los problemas de ansiedad por separación e hiperapego son señales de alarma de que falta un vínculo equilibrado con nuestro animal, por esta razón siempre es necesaria una fuerte implicación de la persona para “corregir” los problemas de conducta. Muchas veces los que tenemos problemas de hiperapego que inciden en la ansiedad por separación del animal, somos nosotros”.

Ricardo Matute, educador de Matucan, acaricia a un perro.isracasas
Ricardo Matute, educador de Matucan, acaricia a un perro.isra casas

No hay que olvidar también que algunos casos leves de ansiedad por separación pueden deberse a un exceso de energía. Sería el caso de algunos animales encuadrados en el ‘Elemento Fuego’ según la Medicina Tradicional Veterinaria China. Sus características más visibles son que reciben a sus dueños u otras personas a las que ven frecuentemente con una alegría desbordada, pero no saben estar solos en casa ni cinco minutos. También pueden comportarse de forma extraña o ladrar si no se les presta atención, o, al contrario, cuando hay reuniones de muchas personas o un ruido excesivo.

Además, hay que recordar que la ansiedad por separación no solo se da en perros, sino también en gatos, y que las causas más comunes son los cambios en su entorno, el mal manejo por parte de la familia humana o la influencia emocional causada por cambios que el dueño esté viviendo en su vida. Por ello, lo recomendable en el tratamiento de la ansiedad por separación es un enfoque holístico, es decir, que busque una visión global del animal como individuo que forma parte de la familia, con unas necesidades físicas y emocionales.

¿Cómo tratarla?

El primer consejo sería no perder el tiempo buscando soluciones milagrosas y rápidas en Internet, y por supuesto no recurrir a fármacos. Acudir a un profesional y seguir sus pautas con perseverancia, involucrándonos en el proceso y reflexionando acerca de nuestro comportamiento y emociones es, sin duda, lo más efectivo para lograr el bienestar del animal y el nuestro.

“La clave está en reajustar la relación perro-humano para que se convierta en una relación más sana y natural. Además, hay que iniciar tratamientos de reducción de estrés desde un primer momento. No es cuestión de hacer muchas cosas, sino de trabajar la misma serie de pautas de manera constante y progresiva hasta solucionar el problema”, asegura Ricardo Matute de Matucan.

Los tratamientos son diversos, van desde combinaciones de salidas y rutinas para eliminar en el animal la expectativa de que vuelvas hasta terapias de calma a través de la positivización y habituación previa de transportines. “Lo que nunca se debe hacer es recurrir a castigos y reprimendas al volver a casa y frustrarnos por los destrozos. Nuestro perro no lo entenderá y se asustará”, advierte Ricardo Matute.

Matucan colabora con la protectora Nueva Vida Adopciones y perros adoptados como Maya, Paris y Filipeti han logrado una calidad de vida adecuada al quedarse solos mediante este tipo de tratamientos progresivos y poco invasivos.

“Nos equivocamos si solo queremos trabajar la ansiedad por separación con pautas de educación. Es necesario tratar al animal de forma paralela a nivel emocional. También hay que recordar que cada animal es un mundo, por lo que es necesario trabajar de forma individualizada”, puntualiza Annalisa Tantini.

Esta terapeuta ofrece la técnica tándem, es decir, un tratamiento no solo con el animal, sino con la persona que convive con él. El proceso comienza con una entrevista que persigue conocer el vínculo entre el animal y su compañero humano. Después, induce a que la persona tome conciencia, se dé cuenta de muchas cosas que le pasaban inadvertidas y efectúe pequeños y grandes cambios en sus rutinas. De esta forma, se van estableciendo asociaciones. La clave, según esta experta en comportamiento animal, es la implicación y disponibilidad de la persona. Asimismo, aporta pautas de educación de cara al animal y emplea terapias naturales como terapia floral, la zoofarmacognosis, el Tellington ttouch o EFT(Emotional Freedom Technique) que permiten acelerar el proceso y disminuir el nivel de estrés, algo fundamental para desarrollar el aprendizaje. Durante todo este proceso, realiza un trabajo personal psicoterapéutico con la persona.

La terapeuta Annalisa Tantini emplea la técnica tándem que trata al animal y a la persona

La terapeuta Annalisa Tantini emplea la técnica tándem que trata al animal y a la persona.

Como ejemplo de éxito, cita el caso de Lula, una perrita de raza bichón maltés de 10 años, que se quedó sola después de la muerte de su dueño y desarrolló ansiedad por separación. La hija del fallecido se hizo cargo de Lula y se implicó mucho en su tratamiento. “Actuamos sobre su indefensión, sus miedos y el duelo que estaba pasando, creando un vínculo seguro con su nueva dueña. Así, con solo tres sesiones para establecer unas pautas de educación y zoofarmacognosis, es decir, empleo de aceites esenciales y vegetales, Lula se adaptó a su nueva situación y no volvió a tener ningún rasgo de ansiedad por separación”, explica Annalisa Tantini.

Como consejo final que puede contribuir a la reducción del estrés y ansiedad del animal, es conveniente examinar su alimentación optando por dietas naturales, especialmente la dieta BARF o recetas caseras, que excluyan aditivos artificiales. Y, si queréis afinar aún más, la Medicina Tradicional China, recomienda dietas “refrescantes” con ingredientes como pato, pavo, bacalao, sardinas, batatas, huevos, algas, manzanas y espinacas.

“Nos equivocamos si solo queremos trabajar la ansiedad por separación con pautas de educación”

India, una de las perras adoptadas por la protectora Nueva Vida Adopciones

ALMUDENA ALAMEDA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*