¿Es necesario cruzar a un perro?

No es necesario cruzar a los perros

Es difícil no dejarse enamorar por los cachorros. Tienen una mirada muy dulce, y un comportamiento que te hace quererlos mucho no, muchísimo. Por este motivo, es normal que más de uno y más de dos piensen en cruzar a su perro y disfrutar de esa experiencia.

Sin embargo, tenemos que preguntarnos si es necesario cruzar a un perro. Cuidar tanto de los padres -sobretodo de la madre-, así como sus pequeños conlleva una responsabilidad y un compromiso que no todos están dispuestos a asumir.

¿Es necesario?

Los cachorros juegan mucho a partir de los dos meses

La respuesta corta es: no. Los humanos creemos que los perros deben de cruzarse con otros para su bienestar personal y para que su ciclo vital pueda estar completo, pero la realidad es muy distinta. Y lo es por el simple hecho de que estos animales, a diferencia de nosotros, solo viven en este preciso instante, en el presente.

Esto significa que viven el día a día (más bien, de momento a momento). Si tienen hambre, comen; si tienen sed, beben; y si no tienen el celo, pues no van en busca de pareja. Además, hay que diferenciar las funciones vitales (respirar, beber, comer, orinar y defecar), las cuales como su nombre indica son esenciales para que haya vida, de las que no son estrictamente necesarias para la misma (como la reproducción).

Y es que, del mismo modo que los humanos podemos estar bien sin tener hijos, los perros también. La reproducción no es algo que sea vital. Aparte de eso, tienes que saber que cruzarlo con otro no va a mejorar su salud. Para nada.

Si quieres que tu amigo esté sano, debes de darle una alimentación de alta calidad, procurar que beba agua todos los días, que juegue, que viva en un hogar seguro y limpio donde sea querido y respetado, llevarlo al veterinario cada vez que sea necesario,… en definitiva, tienes que hacer cosas que poco o nada tienen que ver con su reproducción.

¿Qué va a ser de las crías?

Poder ver cómo una perra tiene cachorros es una experiencia que, por lo general, suele ser maravillosa. Pero, y una vez que los cachorros hayan sido destetados (a los dos meses más o menos), ¿qué va a ser de ellos? Puede que hayan nacido solo uno o dos, pero hay que saber que pueden nacer hasta nueve. Así que, antes de cruzar a un perro, debes pensar en lo siguiente:

  • Es muy difícil colocar a las crías, y aún más conseguir que vayan a parar a buenos hogares. Prueba de ello son las propias protectoras de animales y perreras, que tienen las jaulas llenas.
  • El hecho de que alguna familia se quede con algún cachorro, hace que se reduzca la posibilidad de que adopte a otros perros que permanecen en las protectoras y demás albergues.
  • El 25% de los perros que hay en los refugios son de raza.
  • Una perra y sus cachorros pueden llegar a producir hasta 67.000 crías en tan solo 5 años.

La castración, una medida efectiva para luchar contra el abandono

Perra adulta

Si tenemos un perro y tenemos intención de cruzarlo no va ayudar a la sobrepoblación de canes que hay en el mundo. Por el contrario, la castración sí que lo hará. Pero, ¿en qué consiste esta operación? Básicamente en la extirpación de las glándulas reproductoras de los animales. Con ello se elimina el celo y, por consiguiente, también la posibilidad de procrear; además, se reduce también la probabilidad de que padezca cáncer.

Es una intervención que realizan los veterinarios a diario, y que se recomienda hacer antes de que tengan el celo(antes de los 6 meses de edad si son de tamaño pequeño, o antes de los 8 meses si son grandes o gigantes).

Publicado por Mónica Sánchez

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*